FICCI 54º - Los ojos afortunados